Apei - Ana Devincenzi Ir al Índex


PSICOANÁLISIS Y CREATIVIDAD

Ana Devincenzi

    En esta breve comunicación sólo intento mencionar lo que entiendo como una carencia relacionada con un tema tan fascinante como difícil de abordar; me refiero a la comprensión psicoanalítica de la creación artística. Dicho tema gira en torno a todos los intentos psicoanalíticos, comenzados por Freud (y seguidos por una gran cantidad de psicoanalistas); expresados a través de su empeño de desciframiento de las creaciones artísticas y de las bases inconscientes en las cuales se apoyan, y la reacción de rechazo y desagrado de la mayoría de los creadores hacia esos trabajos. La mayoría de los creadores viven esas investigaciones como ataques y podríamos pensar que esto es así, dado que resultan incompletas. Sabemos lo enormemente difícil que nos resulta, a gran parte de los psicoanalistas, cuestionar los enunciados freudianos; por lo tanto no es llamativo que acordemos que los problemas del talento, o del genio, escapan a nuestra disciplina, ya que el psicoanálisis es la ciencia que se ocupa de la investigación del inconsciente. 

    Sin embargo pienso que es lamentable que Freud no haya utilizado su genialidad en el estudio de la creación artística de una manera más completa. Tal vez podríamos pensar que más atraído por su propia creación (el complejo de Edipo) que por la obra de arte, dedica sus geniales energías al desciframiento de la constelación inconsciente en el genio creador.

    Por lo tanto podríamos atribuir el rechazo de muchos artistas a ser estudiados psicoanalíticamente, a que dichos trabajos resultan interpretaciones incompletas y pueden provocar el mismo rechazo que encontramos en nuestros pacientes cuando les ofrecemos una interpretación incompleta, como nos explica Racker, cuando interpretamos la hostilidad sin mencionar el amor del paciente.  

    En el asunto que nos ocupa estimo que la carencia podría deberse a que se deja de lado, en casi todos los estudios, la integración de las características especiales de los procesos secundarios en el psiquismo de algunas personas, que combinadas con la constelación inconsciente de las mismas las transforma en creadoras.  

    Podríamos encontrar un reflejo de la indecisión de Freud acerca de la problemática psicoanalítica del arte, en el lugar algo incierto que parece ocupar en el psicoanálisis la sublimación. Creo que una serie de incertidumbres sobre la sublimación, tan relacionada con nuestro tema, pueden indicarnos lo inacabado de la teoría psicoanalítica de la creatividad. Freud ha estudiado muy satisfactoriamente los efectos dinámicos de la sublimación y sus relaciones con la represión. Pero la falta de un trabajo más acabado sobre la sublimación, un estudio más fino del juego de aparatos funcionales interesados, hace que la sublimación aparezca casi como un mecanismo excepcional, que triunfa cuando los otros fracasan. Pero en realidad ignoramos, en gran medida, los medios para ese triunfo. No sabemos por ejemplo: cómo el contingente pulsional que es admitido en la consciencia (en representación de la investidura de emociones inconscientes) puede encontrarse ordenado en el proceso de sublimación, según un modo de relación diferente del autorizado habitualmente por la descarga, con otros objetos diferentes del objeto de la pulsión y llegar con ayuda de tales objetos a una descarga satisfactoria. La comprensión de este punto tendría una importancia fundamental en el esclarecimiento de la creatividad estética y al mismo tiempo contribuiría en el acabado de la teoría psicoanalítica, en la cual la sublimación es uno de los puntos más oscuros.

    Un joven poeta entrevistado por mí, a mi pregunta ¿que es un poeta? respondió “un coleccionista de emociones” y hacer poesía es “atesorar momentos para que no se pierdan”. ¿Cuáles momentos? “Antiguos, todos los momentos son muy antiguos. Pero la literatura no tiene que ver con la vida, quiero decir que la literatura y la vida son dos cosas muy diferentes.” (Lo retomaré). En este poeta, como en otros dos creadores que tuve en análisis, pude comprobar las características inconscientes que Freud y varios de sus continuadores han descripto magistralmente. Pero eso no nos explica, por qué tal inconsciente es empleado para fines de creación. Inconsciente que de haberse encontrado con un aparato psíquico de selección y transformación menos apropiado, tal vez no hubiese engendrado arte sino solamente fracaso y neurosis.

    Me reconozco lejos de poder remediar esa carencia; ya que, como dije, en esta comunicación sólo intento puntualizarla. Sin embargo querría plantear algunas ideas. Podemos considerar la importancia que tienen las demás personas, sobre la creación artística. La sociedad controla la creación artística en la medida que la aprecia o la desprecia. Por cierto no posee la llave del poder sublimatorio, es decir de la capacidad que tiene una persona para crear. Esa capacidad sólo depende de un individuo dado, de su historia, su bagaje pulsional y las características especiales de su aparato psíquico. Pero de todos modos, “los demás”, no se inscriben sólo como factores secundarios; su presencia en el proceso de la sublimación creadora es de algún modo esencial. El artista al crear, es decir al instalar la obra afuera, necesita ser “reconocido” por las demás personas; no es, por lo tanto, inmune a la indiferencia o al rechazo del público. Un conocido novelista, comenzó un análisis conmigo porque se encontraba “bloqueado” y no podía terminar la novela en la cual estaba trabajando. Esa novela mostraba un cambio revolucionario en su estilo literario y no sabía cómo iba a recibirla el público. Pudimos ver que el público, en este caso, representaba un Superyó castrador, a quien él deseaba agradar como de niño a sus padres. Esa tendencia estaba en lucha contra su necesidad de expresarse en libertad, de subvertir el lenguaje y de lograr la realización artística para la cual estaba destinado. Es decir que la existencia de un público (ya sea para agradar o rebelarse ante él) es necesaria en todo proceso creador como Michel de M´Uzan (2) ha explicado. Constituyéndose entonces una relación triangular entre el artista, su obra y el público.

    Pienso que la creación es diferente de la creatividad, pero podríamos encontrar en ambas cierta base común relacionada con la sublimación. Dicha base común sería la formación de las representaciones (puesta en escena, dramatización) que se encuentra en el origen de un amplio abanico de fenómenos humanos que van desde el sueño y la fantasía al arte; pasando por los mitos y las formaciones culturales.

    En un trabajo anterior (3) acerca de la sublimación en la transferencia, planteaba que en el proceso analítico encontramos también esta base común. En dicho trabajo decía: 

    “...Bion (1) sostiene que para que un sujeto pueda soñar, es necesario que posea en su personalidad una función capaz de procesar sus impresiones sensoriales internas y externas, de manera tal que las transforme en elementos aptos para ser utilizados en el pensamiento inconsciente de la vigilia o en los pensamientos oníricos. Estos elementos comprenden según Bion las imágenes visuales, los modelos auditivos, los modelos olfatorios, etc. y al unirse entre sí forman una “barrera de contacto” que aísla consciente de inconsciente y establece un pasaje selectivo  entre ambos sistemas; y agrega que la capacidad para soñar protege a la personalidad de lo que es virtualmente un estado psicótico. Por analogía  podríamos  decir que en el tratamiento psicoanalítico, el terapeuta cumpliría la función de procesar las impresiones sensoriales del paciente, transformándolas en elementos aptos para ser utilizados en el pensamiento y que dichos elementos (representaciones) servirían como “barrera de contacto” y de pasaje selectivo entre consciente e inconsciente. La transferencia amistosa abarcaría los  sentimientos  afectuosos y la formación de los símbolos, y sería esa “barrera de contacto”. 

    Considerando que a medida que disminuyen las transferencias negativa y sexual, a través de su análisis permanente, aumenta la transferencia amistosa, podríamos decir que esta última es la creación resultante de la sublimación de la transferencia erótica. Dicho de otro modo, es el resultado del trabajo creativo constante del proceso psicoanalítico. 

    Dice Hanna Segal (5) “La renuncia a un fin instintivo o a un objeto, es una repetición y al mismo tiempo una revivencia de la renuncia al pecho... resulta exitosa si el objeto al que se debe renunciar puede ser asimilado por el yo gracias a un proceso de pérdida y recuperación internas”.

    Más adelante la misma autora agrega “Considerada de este modo, la formación de símbolos resulta ser la consecuencia de una pérdida; es un trabajo creativo que implica el dolor y todo el trabajo de duelo”.

    En un trabajo realizado en colaboración (4) describimos la formación de símbolos (representaciones-ideas) como la primera etapa de la sublimación, ya que se originaría por la transformación que sufre el impulso inconsciente al ser desexualizado y parte de esta energía libidinosa se gastaría en el mismo proceso de formación de las ideas.

    Podríamos decir que en todo el proceso de formación de símbolos (primera etapa de la sublimación) existiría una pérdida o renuncia dolorosa y un gasto libidinoso.” (3)

    Retomando la frase del joven poeta: “la literatura y la vida son dos cosas completamente diferentes” y comparándola con los conceptos de Bion, podríamos plantearnos que en el creador existirían especiales “barreras de contacto” que permiten una mayor permeabilidad entre consciente e inconsciente, el creador sigue su camino hacia lo inconsciente, allí donde “los demás se detienen”; y al mismo tiempo un yo que le permite plasmar los descubrimientos en su creación.

 

BIBLIOGRAFÍA

CITA AUTOR TRABAJO o LIBRO EDICIÓN Y FECHA

(1)

Bion, W. R Aprendiendo de la experiencia Ed. Paidós, Bs. As., 1966.

(2)

De M´ Uzan, M. “Aproximación al proceso de la creación literaria” en Del arte a la muerte Ed. Icaria, Barcelona, 1978

(3)

Devincenzi, Ana “Algunas consideraciones sobre la sublimación en la transferencia” II Simposio del C.I.M.P, Buenos Aires, 1970.

(4)

Devincenzi, A.; Korovsky, E.; Turjansky, E. “Sublimación y formación de símbolos”

II Simposio del C.I.M.P., Bs. As., 1970.

(5)

Segal, Hanna "Giovanni Segantini: un estudio psicoanalítico", en Psicoanálisis y psiquiatría Ed Hormé, Bs. As., 1961

 

SITIOS DE EDICIONES BATTAGLIA VIRTUAL  (Fundador - Director - Webmaster y propietario: LUIS ALBERTO BATTAGLIA)

http://www.revistanuevasletras.com.ar/  http://www.guaridadepoetas.com/ 
http://www.fantasiasdelquijote.com.ar/ http://www.foropaginantes.com/ 
http://www.obras-luisbattaglia.com.ar/  http://www.extasispoetico.com/ 
http://www.psicoanalisis-apei.com.ar/  http://www.paginantes.com.ar/ 
http://www.catalogodelibros.com.ar/  http://www.battaletras.com.ar/ 
http://www.edicionesbattaglia.com/  http://www.lapluma-nin.com/ 
http://www.foropaginantes.com.ar/  http://www.lahormydoc.com/  http://www.battaletras.com/ 
http://www.publicidad-e-batt.com/  http://www.paginantes.com  http://www.nintex.com.ar/ 
http://www.battaletras.com.ar/luchando_por_causas_nobles/Index.htm CHAT
http://www.fantasiasdelquijote.com.ar/Espacio_quijotesco/index.html  
http://www.battaletras.com.ar/Envios_paginantes/index.htm  http://www.battaletras.com.ar/contacto/Index.htm
http://www.battaletras.com.ar/Risas_son_risas/Index.htm http://ar.groups.yahoo.com/group/paginantes/join
http://www.battaletras.com.ar/Solidaridad/Index.htm http://www.fantasiasdelquijote.com.ar/PPTs.htm
http://www.lahormydoc.com/avisos-gratis/index.htm http://www.battaletras.com.ar/agora/Index.htm
http://www.battaletras.com.ar/24_3_1976/Index.htm http://ar.groups.yahoo.com/group/paginantes/
http://www.edicionesbattaglia.com/Club/Index.htm http://paginantes.blogspot.com/

Visitas

Ediciones Battaglia Virtual, no inluído blog: Free Website Counter

Psicoanálisis APEI: Free Hit Counters